Las estrellas mileuristas del Rayo


Por Laura Galaup
Vallecas tiene un equipo de Champions. Pese a perder los dos encuentros de octavos de final frente al Arsenal con un resultado total de 6-2, el Rayo Vallecano femenino ha sido desde 2009 el único representante español en la Liga de Campeones, un premio por haber ganado el campeonato nacional tres temporadas seguidas. Y en este tiempo se ha codeado con las mejores del continente.

Estos títulos no han impedido que la temporada pasada fuese muy difícil para todos los miembros del equipo: en enero dejaron de cobrar y con la llegada del nuevo presidente se llegó a hablar de la desaparición del femenino. Durante esos meses las jugadoras intentaban seguir adelante, ahorraban gasolina compartiendo coche para ir a entrenar o acababan pidiendo dinero a su familia. Al final el equipo no ha desaparecido, pero la directiva ha reducido su presupuesto a la mitad.

Todos estos infortunios no han hecho que las jugadoras se hayan marchado de Vallecas en busca de nuevos retos, porque para ellas jugar en el Rayo es su hobbie y no su profesión, y para “ellos” también. José Ramón Hernández es el entrenador del equipo, y se gana la vida dando clases de Educación Física en un colegio del Ensanche de Barajas. Aunque el Rayo se ha convertido en un hobbie que le roba mucho tiempo. “Desde que tengo 17 años trabajo con equipos de fútbol, empecé con futbol sala. Y al final, lo que era una afición en la que invertías mucho tiempo, ha empezado a ir bien, y se ha convertido en un trabajo”, asegura a este periódico.

“Si fueses chicos serían millonarias”

Ser chica y también futbolista no es fácil. Todas dedican la mañana a trabajar o estudiar y por las tardes entrenan, generalmente tres días a la semana: martes, miércoles y viernes. A esto hay que sumar sábados o domingos para disputar los partidos. Pero si se aproximan encuentros importantes, como el del Arsenal, el equipo se concentra todos los días. Así que encontrar un empleo compatible con el hobbie de ser jugadora profesional no es fácil. “Da rabia saber que si alguna de estas chicas hubiese nacido un chico sería millonaria, y tendría su vida resulta”, indica Hernández.

Natalia Pablos, capitana del equipo y estudiante de magisterio de educación física, lleva en el Rayo femenino desde su creación hace 11 años en una escuela de fútbol del Retiro, cuando un grupo de padres apoyaron a sus hijas para que compitiesen al máximo nivel, y le presentaron el proyecto a la que era por aquel entonces presidenta del club, Teresa Rivero. Desde entonces Pablos ha visto cómo ha ido creciendo este proyecto, han pasado por todas las categoría, y actualmente están viviendo la mejor época deportiva. La capitana es una de las mejores jugadoras de Europa, ha sido en dos ocasiones “Pichichi” de la Liga femenina. Ha ganado tres Ligas y una Copa de la Reina con el Rayo y un europeo sub-19 con España. Ha tenido ofertas para irse a alguna liga más importante y dedicarse exclusivamente a jugar, pero ha apostado por su equipo de toda la vida: “Era muy joven cuando me las ofrecieron y prefería quedarme. En aquella época en EEUU no existía la liga profesional, era más bien universitaria. Aunque me hubiese venido bien para aprender otro idioma”.

Medios precarios para documentarse

Jade Boho, española pero con raíces guineanas, sí que sabe lo que es jugar fuera de nuestro país. Estuvo disputando competiciones con las categorías inferiores de la selección española, y llegó a ganar con la sub 19 un Campeonato de Europa en el 2004: “Pasaron varios años en los que no me llamaron para la española y me salió la oportunidad de jugar en la absoluta con la selección de Guinea, y dije ¿por qué no? Empecé el año pasado, y jugué la Copa de África en Sudáfrica. Fue una maravilla, quedamos subcampeonas, nos clasificamos para el mundial de este año que se ha disputado en Alemania. Por desgracia, yo me quedé fuera del mundial. Pero es un evento increíble, no importa que seas una chica que está jugando al fútbol”, afirma a cuv3.

El gran problema del fútbol femenino es la poca repercusión que tiene en los medios de comunicación, y esto incluso hace que sea muy difícil conseguir documentación para preparar algunos encuentros. “Hay que buscarse la vida. A veces, ni siquiera existen imágenes del equipo contrario. Para poder preparar el partido del Arsenal le hemos pedido a un amigo que está de Erasmus en Londres que fuese a grabar un entrenamiento”, reconoce el míster del Rayo.

Fuente del artículo: http://www.cuv3.com/2011/12/26/las-estrellas-mileuristas/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo futbol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s